HISTORIA DEL CANTÓN MILAGRO

15.- PROCESO DE CANTONIZACIÓN DE MILAGRO. 1904 -1913.

Agradezco la colaboración del Lcdo. Víctor Hugo Vicuña, con el tema: “Vientos de  Cantonización”; como parte de la Historia del Cantón San Francisco de Milagro.

 Diego Balarezo Pinos

Paleógrafo – Gestor Cultural

 

 

Por: Víctor Hugo Vicuña Piedra

El Milagro de Milagro:

Un recorrido por su historia

Segunda Edición Corregida y Aumentada, año 2007

Vientos de  Cantonización

El Primer Comité

El siglo XX trajo consigo vientos de cambios que agitaron el sentimiento de los milagreños, inspirados en ideales liberales que de a poco fueron abriendo el camino que los conduciría a lograr su tan ansiado sueño, la cantonización.

En el año 1904, siendo Presidente del Ecuador el General Leonidas Plaza Gutiérrez, las fuerzas cívicas y sociales de la parroquia organizan un comité llamado “Pro-Cantonización”, cuyo directorio lo integraban Carlos Ordeñana, Presidente; Miguel Andrade Manrique, Vicepresidente; Nicolás Alprech, Secretario; Vocales, Rvdo. Padre Luis Arias, cura párroco del lugar, Manuel Ortega, Rogelio Arias, Arturo Enríquez, José Calixto Jara Fabre, Ernesto Seminario Hans, Camilo Andrade Manrique, Antonio Cobo, Francisco Jurado, Serapio Ortega y Manuel Hidalgo Hidalgo.

Este comité formado por hombres de lucha, que en ningún momento se desanimaron ante tanta oposición, continuaron con mayor fervor para obtener la independencia política de Yaguachi para gobernarse por sí solos y tener sus propias autoridades.

Bajo esas circunstancias enviaron al Congreso Nacional un Proyecto de Cantonización de la parroquia Milagro, con el nombre de Vicente Ramón Roca, en homenaje al patricio de la revolución de Octubre y ex Presidente de la República, que fue discutido y aprobado sin ninguna dificultad en las Cámaras del Senado y de Diputados en el mes de septiembre de 1905, pero al pasar a conocimiento del Primer Mandatario para la firma del Ejecútese, fue objetado y quedó archivado.

La oposición de Yaguachi

El 11 de agosto de 1911 se produjo el golpe de Estado que defenestró al gobierno de Alfaro y en su reemplazo fue designado Emilio Estrada, quien duró 4 meses en el cargo, ya que un fulminante paro cardiaco acabó con su vida.

Apenas habían transcurrido 7 días de este infausto suceso, cuando la guarnición acantonada en Guayaquil se pronunció contra el Gobierno Provisional de Carlos Freile Zaldumbide  y a favor del General Eloy Alfaro.

Como consecuencia de lo anterior se encendió la guerra civil entre las fuerzas del jefe de la revolución, general Pedro J. Montero, que se apresuró en llamarlo a Alfaro que se encontraba en Panamá y las que defendían la Constitución, dirigidas por los Generales Leonidas Plaza y Julio Andrade.

El epílogo de este sangriento drama tuvo como epicentro los combates de Huigra, Naranjito y Yaguachi; en este último, quedó liquidado el ejército revolucionario y tiene su desenlace en la masacre e inmolación del Viejo Luchador en El Ejido, el 28 de enero de 1912.

El historiador Elías Muñoz Vicuña, narra en su obra “Los Generales no corren”:

“El 15 se habría  de producir un hecho singularmente grave. Milagro y Yaguachi se encuentran en pugna desde hace una veintena de años; allá por 1904, Milagro consiguió que se la nombre cabecera del cantón Yaguachi pero se anuló. Ahora Plaza se aprovecha de la pugna y ofrece la cantonización de Milagro y consigue que el Coronel Enrique Valdez Concha, principal dueño del Ingenio Valdez, se sume a las fuerzas del Interior.

 

Milagro y el Ingenio Valdez son una gran fuerza. Valdez como héroe que era, militar, conocedor de la zona, rico y disponiendo de personal, fue decisivo. Además su actitud fue una voltereta que no se la pensaba Montero de su íntimo amigo. Y así se inclinó la balanza a favor de Plaza”.

 

El 16 encuentran al ejército de la costa acampado, que no atrincherado, en Yaguachi y vigilando todos los caminos que acceden a la población. El ejército de la sierra domina la línea férrea pues de grado o a la fuerza, los funcionarios yanquis se han puesto a sus órdenes; y, por otra parte han montado campamento en los Ingenios Valdez, Matilde y Chobo, mientras que el segundo convoy llega a instalarse en la hacienda San Miguel, a diez minutos del Ingenio Valdez.

 

“El pueblo histórico de Milagro, me ha recibido en triunfo”, dice Plaza. “El pueblo de Milagro se levantó con el Coronel Valdez a la cabeza y desarmó heridos y derrotados”.

Sobre Valdez, dice Plaza, en otro telegrama:

“No puede imaginarse Ud. los servicios que nos está prestando el Coronel Enrique Valdez. Ayer hemos encontrado ganado, víveres y medicina, todo en su casa; no descansa un minuto en servicio del Gobierno”.

El 18 de enero de 1912 el ejército de la sierra atacó Yaguachi por tres frentes: A la izquierda, la División dirigida por el Coronel Carlos Andrade, atravesó el río Milagro, cerca de Yaguachi. Al centro la División dirigida por el Coronel Tomás Reinoso; y, a la derecha, la División dirigida por el Coronel Enrique Valdez, que atravesando las montañas del Ingenio Valdez, atacó el flanco izquierdo de Flavio Alfaro, en una forma sorpresiva y definitiva. Valdez apareció por grandes “bajiales”, después de haber atravesado los canteros y montañas del Ingenio de su propiedad.

El choque que se inició a las 08:30, terminó pasada las 15:00, con la toma de Yaguachi, según lo reseña una nota publicada en la primera página del Diario El Telégrafo, de fecha martes 16 de enero de 1912.

 

Milagro tuvo que sortear difíciles escollos que frenaban sus aspiraciones de convertirse en un nuevo cantón de la provincia del Guayas, ya que las influencias puestas en juego por los concejales del cantón Yaguachi ante el gobierno fue escuchado, argumentando que “jamás podrían aceptar dicha cantonización, por cuanto perdería a una de sus principales parroquias”.

 

Al respecto el Cabildo de Yaguachi, a través de su Presidente, Ildefonso Wenceslao Ollague expuso ante el Congreso de la República, el 7 de octubre de 1912 las razones de su oposición a la cantonización de Milagro, el cual manifiesta textualmente:

“Honorables Diputados:

El señor don Enrique Valdez os ha denderezado una manifestación TENDENTE a desvirtuar las razones que yo, apoderado del Municipio de Yaguachi, expuse en la solicitud relativa a la cantonización del Milagro que os presenté el primero del mes en curso; y aun cuando esa manifestación no alcanza a llenar el fin que se propuso su autor porque mis razonamientos quedan en pie, voy a rectificar algunos conceptos erróneos del señor Valdez, conceptos emitidos, indudablemente, solo por la necesidad de sostener la causa que patrocina.

 

“Como se ve, dice entre otras cosas el señor Valdez, la mejora por las que deben pagar todas las parroquias la enorme suma de CIENTO VEINTICINCO MIL SUCRES (no es cierto esto, porque si fue contratada la obra en esa cantidad el empréstito sólo es de SETENTA MIL SUCRES, puesto que el Gobierno pagó CINCUENTA MIL SUCRES de conformidad con el Presupuesto General de 1909) es exclusivamente para el Caserío de Yaguachi, sin que tengan la más mínima parte de goce ninguno de los obligados contribuyentes”.

 

Tan rotunda afirmación es inadmisible cuando ya os lo dije que por autorización legislativa se verificó un empréstito por SETENTA MIL SUCRES.

 

La variación de la línea, y la consiguiente elevación de la altura del puente, ha sido un beneficio positivo para todos los propietarios que moran de Yaguachi hacia arriba del río.

El puente por el cual se atravesaba antes el río, estaba colocado de tal modo que impedía el paso hasta las embarcaciones pequeñas. Para pasar del uno al otro lado del puente la carga que conducía una canoa, era necesario descargarla, sumergirla, hacerla pasar así por bajo del puente, y puesta a flote al otro lado, embarcar la carga, operación trabajosa y que  costó la vida a más de uno de los navegantes.

 

Para hacer desaparecer semejante obstáculo el Municipio de Yaguachi, en un contrato adicional que celebró con la Compañía del Ferrocarril, estipuló: (Que la Compañía se compromete a que el puente de acero que actualmente, se está colocando en el río Yaguachi tanga cinco pies ingleses más de altura que el puente que tiene dicha Empresa en este pueblo, y quite los mangles y cañas que se han colocado, pues aquellos han formado palizadas y bancos de arena que obstaculizan El gran tráfico de os comerciantes de dicho río.)

 

Así se ha ejecutado la obra, y hoy está expedito el tráfico fluvial de tal manera, que aún en las grandes crecientes del río que en este año han sido formidables por el riguroso invierno, las embarcaciones han pasado con facilidad. Todos los pobladores del Milagro, Yaguachi Viejo, de los recintos de Venecia, Las Balsas, de los Ingenios Matilde, Chobo, Cóndor, San Carlos, conducen ahora libres y fácilmente por el río sus embarcaciones cargadas.

 

Aún el mismo Ingenio Valdez ha hecho uso a veces de la vía fluvial; y quizá la facilidad de esa navegación le ha servido en ocasiones para poner coto a las exigencias de la Compañía, relativa a flete de transporte.

 

Y así podrá decirse, que esa mejora, que cuesta una enorme suma ha sido hecha para beneficio exclusivo de la CIUDAD, que no del Caserío de Yaguachi, sin que tengan la más mínima parte de su goce ninguno de los obligados contribuyentes?. No comprendo, señores Diputados, cómo el señor Valdez ha podido incurrir en la falta de negar el beneficio que LA MEJORA reporta a los obligados contribuyentes.

 

Da a entender el señor Valdez que Yaguachi para pagar la deuda que ha contraído HA BUSCADO LAS FUENTES DE RIQUEZA DE OTRAS SECCIONES TERRITORIALES. No H.H. Señores: Yaguachi no tiene la culpa de que las otras Secciones Territoriales estén obligadas a ayudarle a pagar esa deuda.

 

El Congreso de 1908 al que concurrió el mismo señor Enrique Valdez en su calidad de Diputado, fue el que ordenó la construcción de la obra, arbitró los fondos necesarios, impuso la obligación a esas secciones, obligación ineludible que el señor Valdez, no podrá desconocer, puesto que hasta cooperó con su voto en la Cámara, si mal no recuerdo.

Yo no he sabido que entre Milagro y Yaguachi haya habido rivalidades sangrientas, como si dijéramos matanzas, ni esas violencias, por el empleo de los empréstitos, que dice el señor Valdez.

 

Si eso fuera cierto, habría mayor razón para abstenerse de cantonizar al Milagro, mientras no desaparezcan esas rivalidades que según la manifestación hecha por el señor Valdez, podrían llegar hasta la alteración del orden. Como último recurso, para facilitar la cantonización del Milagro, indica el señor Valdez la DIVISIÓN DE LA DEUDA CONTRAÍDA POR YAGUACHI COMO CABECERA DEL CANTÓN; pero esta división es impracticable por hoy; y, además las estipulaciones del contrato no pueden alterarse sin la voluntad del acreedor.

 

Por lo demás, la manifestación del señor Valdez con contiene razones que vosotros pudierais apreciar para acceder a lo que dicho señor pretende.

La conveniencia general del Cantón, por su crédito, y la justicia, exigen que atendáis favorablemente a lo que tengo solicitado ante vosotros”.

Raúl Chávez González recoge en una nota periodística, publicada el lunes 16 de octubre de 1950, con el título “Los Nuestros, Zapadores olvidados”, una anécdota importante ocurrida en casa de los hermanos Andrade Manrique.

“Una tarde, reunidos los cuatro hermanos, con Enrique Valdez Concha, resolvieron la cantonización. Escribieron una solicitud dirigida al Congreso, previa la recolección de firmas. Las autoridades y pueblo de Yaguachi protestaron. Gente incomprensible, quizá armaron a unos cuantos para que se desborden por las calles del Milagro, pidiendo las cabezas de los “traidores” Camilo Andrade Manrique y Enrique Valdez Concha. Este último se había ausentado y sólo quedó Camilo en Milagro, con sus tres hermanos Alcides, Pancho y Miguel.

 

Asimismo, Miguel, Alcides y Francisco, ignorando la manifestación que se había preparado contra los que propugnaban la cantonización de Milagro, están por otros sitios.

 

Se acerca la población a casa de Camilo, y éste abre las chazas de las ventanas, de par en par. Se asoma al balcón, sonriendo y atusándose el bigote. Hundidas las manos en los bolsillos del pantalón (luego de atusarse el bigote), les dice:

 

“Están perdiendo su tiempo. No tendrán mi cabeza, ni la de Enrique Valdez. Lo que van a tener es la cantonización de Milagro”.

 

Volteó la espalda y se fue tranquilamente a tomarse un café. La manifestación se disolvió a los gritos de ¡Vivan los Andrade! ¡Viva Enrique Valdez!.

El Segundo Comité y el sueño hecho realidad

Los dirigentes y no dirigentes del Primer Comité Pro-Cantonización organizado en 1904 no desmayaron en ningún momento por los ataques de los yaguacheños, tanto en la prensa como en las Cámaras Legislativas y al contrario, con optimismo siguieron trabajando tesoneramente hasta que en 1912 se volvieron a reagrupar en un Segundo Comité para conseguir de manera definitiva la cantonización de Milagro.

El 1 de junio de 1913 por acuerdo del Directorio de la Sociedad Protección Mutua, en sesión del 27 de mayo de ese año, por moción de Ernesto Seminario Hans, con apoyo de Arturo Enríquez se convocó al pueblo, a través de hojas volantes a todas las personas entusiastas y patriotas para una reunión que tendría lugar el día 8 de junio en los salones de la Sociedad Protección Mutua, a fin de alcanzar el anhelado sueño.

Miembros del Comité Cantonal de 1912 en la sede de la Sociedad Protección Mutua. No consta Ernesto Seminario Hans.

Miembros del Comité Cantonal de 1912 en la sede de la Sociedad Protección Mutua. No consta Ernesto Seminario Hans.

En dicha reunión estuvieron presentes: Ernesto Seminario Hans, Arturo Enríquez, Ángel Aguirre, Juan Sánchez, Horacio Eraz, Miguel González, Tomás Acuña Ceitero, Francisco Jurado y Efrén Marín y en la tarde del 5 de junio de 1913 circuló en la población una hoja volante:

“Convocatoria

 

Se comunica a todos los habitantes de este libérrimo pueblo, para una junta que tendrá lugar el domingo 8, a la 1 p.m., en los salones de la Sociedad Protección Mutua, con el fin de reorganizar los trabajos para conseguir del Congreso de este año, la Cantonización del valeroso pueblo del 12 de Febrero.

Milagro, Junio 5 de 1913”.

Acogida por la mayoría de los habitantes, la sugestión constante en la indicada hoja volante, hombres y mujeres concurrieron al sitio de la reunión.

Se discutió largamente los puntos de vista puestos en consideración por los dirigentes de la Sociedad Protección Mutua, resolviéndose apoyar moral y pecuniariamente el patriótico de cantonización de Milagro; habiéndose de inmediato creado el Comité Central 18 de Enero.

Instalación del Comité Central 18 de Enero

“En el Milagro, a los ocho días del mes de junio de 1913 y a las cuatro de la tarde, en la sala de sesiones de la Sociedad “Protección Mutua” se reunieron los ciudadanos que abajo suscriben con el objeto de organizar un Comité que emprenda en los trabajos relativos a obtener de la próxima legislatura la cantonización de esta parroquia; y al efecto, se procedió a elegir un directorio provisional, compuesto de presidente y secretario, para lo que fueron designados Antonio Cobo y Alejandro Espín M. Luego de lo cual se procedió a la elección del directorio, obteniendo el resultado siguiente;

 

Presidente, Ernesto Seminario Hans; vicepresidente, Camilo Alberto Andrade Manrique; secretario, Alejandro Espín Menéndez; pro-secretario, Carlos Alberto Chiriguaya; tesorero, Belisario E. Vásquez; vocales principales, Antonio Cobo, Miguel Andrade, Horacio Eraz, Arturo Enríquez, Carlos Chiriguaya, Tomás Acuña Ceitero y Ángel Aguirre; vocales suplentes, Serapio Ortega, Manuel Hidalgo Hidalgo, Rosendo Bohórquez, Juan B. Sánchez, Miguel González, Hipólito Camba y Simón Bolívar Escala Camacho.

En consecuencia Ernesto Miguel Seminario H., pasó a ocupar la presidencia y constituido en sesión el directorio electo, la declaró abierta, resolviendo por acuerdo unánime;

1.- Que pasen los correspondientes nombramientos al personal que se acaba de elegir para Directorio, en atención a que algunos de sus miembros no están presentes;

 

2.- Que se adopte el nombre de “Comité Central 18 de Enero”;

3.- Que se oficie al Comité Cantonal del Milagro, anunciándole el establecimiento de esta nueva asociación e insinuándole, al propio tiempo la conveniencia de aunar los esfuerzos para alcanzar el mejor éxito de los fines que ambos se proponen;

4.- Que se oficie al señor Presidente de la Sociedad Protección Mutua en el sentido de obtener de ésta, ceda sus salones para las sesiones de este Comité, mientras duren sus trabajos;

5.- Comisionar al vocal señor Antonio Cobo para la adquisición de libros, talonarios, copiadores, etc., para uso del Directorio;

6.- Designar tres comisiones permanentes en número de dos miembros cada una para colecta de fondos;

7.- Que dichas comisiones las formen los señores Miguel Andrade y Antonio Cobo, Tomás Acuña y Arturo Henríquez, Horacio Eraz y Ángel Aguirre; y

8.- Convocar la primera reunión para el 13 de actual, es decir el próximo viernes, a la hora que oportunamente se determine, y en el local ya mencionado.

Siendo ya la hora avanzada el Presidente dio por terminada la sesión y previa lectura de la presente acta, la firmaron todos los concurrentes.

El comité desarrolló amplia y eficazmente su labor, habiendo obtenido como resultado final, la cantonización.

Entre otros trabajos, el comité comisionó, de manera especial en Quito  a los periodistas Ezequiel Calle, Eleodoro Avilés Minuche y al diputado, doctor Leonardo R. Palacios, cuyo trabajo fue vigoroso, proficuo y digno del más justo aplauso.

A partir de esta fecha funcionaron dos comités de cantonización, el presidido por Carlos Ordeñana y el que con todo acierto dirigió Ernesto Seminario Hans.

Un papel importante cumplió la prensa del país, cuya campaña periodística estuvo a cargo de Ezequiel Calle y Eleodoro Avilés, distinguidos intelectuales que expusieron con detalles de peso la tesis de la cantonización.

El aporte positivo de los habitantes de Milagro a la causa de la cantonización, determinó que el Ejecutivo, mediante un mensaje especial, recomendara a la Asamblea Constituyente de 1912 con el carácter de urgente la cantonización.

Parecía que la recomendación del Ejecutivo iba a tener resultados inmediatos, pero los intereses creados alargaron el asunto con discusiones inoficiosas, de tal manera que solo pudo pasar en segunda en la Cámara de Diputados el proyecto original formulado por el Comité de Cantonización de Milagro.

En amabas Cámaras del Parlamento, distinguidos senadores y diputados, haciéndose cargo de la justa aspiración de Milagro, sostuvieron la tesis de cantonización y rebatieron tesoneramente las opiniones de los legisladores de oposición que defendían a Yaguachi y a sus personeros municipales, teniendo como bandera de lucha, el principio de “que la cantonización de Milagro ocasionaría la muerte de Yaguachi”.

Por su parte, el bloque parlamentario que defendía a Milagro, fue presidido por el médico Leonardo R. Palacios, que en los momentos de ardiente discusión en diferentes sesiones, expuso lo que a continuación transcribimos:

“No puedo menos que aplaudir y agradecer ese informe al Proyecto que acaba de leerse; aplaudirlo porque se funda en la justicia; agradecerlo, porque hace algunos meses que vivo en Milagro, conozco sus necesidades y he apreciado la inmensa fuente de vida que tiene ese pueblo, porque sé el bien que se le hace al cantonizarlo”.

 

“Si la aspiración a un algo mejor es condición de vida para los individuos, igual lo es para las colectividades; sin ella no podrían ni los primeros, ni los segundos dar un paso firme en el camino del progreso, aspiraciones tanto más nobles y atendibles cuanto que tienen su fundamento en fuerzas incontrastables que alejan casi en absoluto la posibilidad de un fracaso, rechazando todas las fuerzas que se oponen a su desarrollo”.

 

“El año pasado mi amigo, el doctor Larrea, manifestó cierta repugnancia al proyecto, fundándose en que las Cantonizaciones son contraproducentes casi siempre, puesto que los nuevos Cantones en vez de progresar se estancan o retroceden. Esto será verdadero, puesto que lo dice el Dr. Larrea, pero es excepcional y las excepciones no excluyen, sino que confirman la regla”.

 

“El Milagro es una población de siete u ocho mil almas, que no en este año, sino desde tiempos atrás, cuenta con suficientes energías para independizarse de Yaguachi y subir un grado más en el rol administrativo”.

 

“Si la existencia de rentas es condición indispensable para el sostenimiento de un Cantón, el Milagro las tiene y si a pesar de eso no mejora, es porque Yaguachi absorbe todas sus entradas”.

 

“Si se trata del personal que ha de regir sus destinos, no es una ficción el asegurar que el Milagro cuenta con un personal suficiente e idóneo para laborar por el constante progreso del Cantón. Se dice con insistencia que  si el Milagro se independiza de Yaguachi éste morirá; pero tal afirmación no es exacta, porque el único compromiso serio que pesa sobre Yaguachi es el contraído con la Compañía del Ferrocarril por el ramal que le pone en contacto con la línea principal y por el hermoso puente que cruza su río”.

 

“Si al separarse el Milagro. Yaguachi tuviera por su propia cuenta que cumplir ese compromiso, tal vez sería cierta la afirmación, pero es el caso que el Milagro arrastra consigo parte de esa deuda. Además, Yaguachi tiene completamente establecidos sus servicios, tiene que preocuparse sólo de conservarlos, y sabido es que lo que cuesta es el establecimiento de nuevos servicios no así la conservación de los existentes, para lo cual el pueblo de Yaguachi cuenta con rentas suficientes”.

 

“Otra razón que debe decidir el voto de la Cámara en pro de la Cantonización, es el antagonismo que por desgracia existe desde antaño entre esos dos pueblos; y la experiencia se ha encargado en demostrar que, cuando hay odio entre una Parroquia y la Cabecera del Cantón, este odio es el antirrucal donde se estrella el adelanto que siempre deben esperar los pueblos”.

“Estas razones me han movido a defender el Proyecto, sin que se crea que ningún compromiso me liga con el Milagro, Sé únicamente que la equidad y la justicia lo abandonan para que tenga vida independiente”.

 

“Creo que esta moción no debe ponerse en debate, pues me atrevo a calificar de injusta y aún de atentatoria. El señor Dr. Fernández debe ser siempre justo, tanto hoy como ayer, que se trato de este mismo punto.

 

No encuentro motivo para hacer que gravite sobre el Milagro, toda la deuda pública del Cantón Yaguachi, siendo así que el único compromiso contraído es el que tiene con la Compañía del Ferrocarril y el Milagro debe pagar sólo la parte del beneficio que de esos compromisos hayan reportado a las Parroquias de Naranjito, Chobo y Bucay”.

 

“Yaguachi no ha pagado absolutamente nada por sus deudas públicas; por el contrario, Milagro, Naranjito, Bucay y Chobo han pagado el valor de las obras que exclusivamente han redundado en beneficio de la Cabecera del Cantón”.

GENERAL LEÓNIDAS PLAZA GUTIÉRREZ

GENERAL LEÓNIDAS PLAZA GUTIÉRREZ

  El Congreso Nacional en la Sesión Ordinaria del 3 de septiembre de 1913, luego de acaloradas discusiones, habiendo sido aprobado en dos sesiones anteriores, tal como lo disponía el Reglamento interno del Parlamento, aprobó el  15 de septiembre el Decreto y el 17 de ese mismo mes y año, el Presidente Leonidas Plaza, firmó el Ejecútese y declaró como Ley de la República el Decreto del H. Congreso Nacional y el sábado 20 de septiembre de 1913 fue publicado en el Registro Oficial. 19 años más tarde de que Leonidas Plaza Gutiérrez firmó el Ejecútese de la cantonización, esto es el 17 de septiembre de 1932, falleció en Huigra víctima de un paro cardiaco; curiosamente frente al monumento de Eloy Alfaro.

Satisfacción milagreña

A las 5 de la tarde del 17 de septiembre de 1913 fue recibida la noticia, telegráficamente, motivando que los habitantes de Milagro se lanzaran a las calles alborozados en busca del local de la Sociedad Protección Mutua, donde ya se encontraban reunidos los miembros del Comité 18 de Enero.

Las fábricas de los Ingenios pitaban sin cesar y todo el pueblo se sintió embargado de júbilo. Ese día Milagro se vistió de gala. Los edificios públicos y particulares enarbolaron el tricolor nacional y por la noche la población se presentó profusamente iluminada y dio inicio a un desfile cívico con antorchas en la que participaron más de dos mil personas con una banda de músicos a la cabeza.

El desfile recorrió las principales y polvorientas calles, dando vivas al nuevo cantón Milagro y al General Leonidas Plaza, a los representantes del Congreso, a los delegados del pueblo en Quito, al doctor Leonardo Palacios; al Presidente del Comité 18 de Enero, Ernesto Seminario Hans y al Coronel Enrique Valdez Concha, quien también se sumó a los concurrentes. La marcha culminó en el local de la Sociedad Protección Mutua, donde pronunciaron efusivos discursos el Coronel Enrique Valdez Concha, Ernesto Seminario, Luis Arias, Bolívar Escala Camacho, Hipólito Camba, entre otros.

Facsímil del Decreto original de Cantonización de Milagro.

Facsímil del Decreto original de Cantonización de Milagro.

Facsímil del informe original del Congreso que fue entregado al Ejecutivo para el Ejecútese de la Cantonización de Milagro el 17 de septiembre de 1913.

Facsímil del informe original del Congreso que fue entregado al Ejecutivo para el Ejecútese de la Cantonización de Milagro el 17 de septiembre de 1913.

Facsímil del Decreto de Cantonización publicado en el Registro Oficial, el sábado 20 de septiembre de 1913.

Facsímil del Decreto de Cantonización publicado en el Registro Oficial, el sábado 20 de septiembre de 1913.

Plaza nombra a Enrique Valdez, Jefe Político

Facsímil del nombramiento de Jefe Político del Coronel Enrique Valdez Concha.

Facsímil del nombramiento de Jefe Político del Coronel Enrique Valdez Concha.

 

Milagro tenía que comenzar su vida cantonal con el nombramiento de sus nuevas autoridades, por lo que el Ejecutivo designó mediante Acuerdo No. 1206 de fecha 10 de octubre de 1913 al Coronel Enrique Valdez Concha, Jefe Político del cantón.

Valdez prestó su promesa y se juramentó en la Gobernación de la provincia, pero no desempeñó el cargo, por cuanto marchó a la guerra de Esmeraldas iniciada por su tío Carlos Concha Torres, muriendo en combate el 12 de abril de 1914 en Camarones. En su reemplazo fue nombrado Camilo Alberto Andrade Manrique, quien en definitiva fue el Primer Jefe Político que tuvo Milagro.

Instalación del Primer Concejo Cantonal

El 20 de diciembre de 1913, mediante convocatoria realizada por el Jefe Político, Camilo Andrade Manrique se llevó a cabo en el local de la Sociedad Protección Mutua, ubicado por esos años donde actualmente funciona el colegio Franciscano San José, cuyo propietario fue don José Calixto Jara Fabre, que luego lo alquiló en 30 sucres para que allí funcione la Municipalidad.

José Buenaventura Navas, en su “Monografía Histórica e Ilustrada del Cantón Milagro” del año 1922, narra que a ese local concurrieron Juan Pablo Núques, Simón Bolívar Escala Camacho, Ernesto Seminario Hans, Francisco R. Jurado, Nicanor Alprecht, quienes fueron nombrados concejeros municipales* (*antiguamente se denominaba así a los concejales) para el año 1914 y habiendo declarado la sesión del Cabildo el Jefe Político les tomó la respectiva promesa de rigor para el legal desempeño de sus cargos.

Luego se nombró al Presidente de la Corporación, designando para el efecto en calidad de escrutadores a Juan Pablo Núques y Francisco R. Jurado, resultando electo Ernesto Seminario Hans por 4 votos y obteniendo 1 Carlos E. Ordeñana.

Declarada legalmente la elección, tomó posesión de la Presidencia Ernesto Seminario y pidió se continúe con la elección del Vicepresidente del Ayuntamiento, resultando electo Carlos Ordeñana por 4 votos y obtenido 1 Juan Pablo Núques.

El nombramiento del Secretario recayó en Carlos Chiriguaya, cuyo resultado fue 3 votos a favor 1 en contra y 1 en blanco.

Posteriormente se dio lectura a un oficio entregado por el Jefe Político, relativo a comunicar que ha aceptado la excusa, que del cargo de concejal principal la presentó Miguel Andrade Manrique, siendo nombrado en su lugar Nicanor Alprecht, de conformidad con las disposiciones legales.

A insinuación del Presidente se resolvió dirigir a la Municipalidad de Guayaquil, a fin de que reconsidere la descalificación que hizo al efectuar el escrutinio del consejero municipal Manuel Andrade Manrique por no encontrase comprometido en ninguno de los artículos de la Ley de Régimen Municipal.

El Presidente del Concejo con apoyo de Juan Pablo Núques, propuso se oficie a las Municipalidades de la provincia del Guayas, para que se haga conocer la instalación del flamante Concejo.

La propuesta fue puesta en discusión para la votación nominal; estuvieron por la afirmación los proponentes y por la negativa los ediles Alprecht, Jurado y Escala, por lo que fue desechada la moción.

Ernesto Seminario con apoyo de Bolívar Escala, propuso que se oficie a la prensa de Guayaquil para hacerles saber la instalación del Concejo, moción que fue aprobada, salvando su voto Nicanor Alprecht.

Por ser avanzada la hora, se dio por terminada la sesión, suscribiendo el acta el Jefe Político y el Secretario Municipal, junto con los escrutadores Ernesto Seminario, Nicanor Alprecht, Francisco Jurado, Simón Bolívar Escala y Juan Núques, actuando como Secretario ad-hoc, José María Novoa.

  Las primeras Ordenanzas y Reglamentos

Las primeras Ordenanzas y Reglamentos que expidió el Primer Concejo Cantonal fueron sobre la recaudación de multas de Impuestos Municipales para Sanidad Pública. Contabilidad Administrativa Municipal. Ordenanza Reglamentaria sobre matadero público y consumos. Ordenanza de Construcción y Ornato de edificios. Reglamento interno del Concejo Cantonal de Milagro y Reglamento para las Juntas Parroquiales del Concejo Cantonal de Milagro. El presupuesto de ingreso con que se rigió la Municipalidad para el año 1914 fue de S/.32.602,00.

Desde aquella época memorable de la cantonización, hasta la actualidad, Milagro ha contado con 42 Presidentes del Concejo y 8 Alcaldes Municipales, (dos de ellos reelectos) lo cual suman 50 representantes del Ayuntamiento.

Antiguamente los Presidentes eran elegidos por el Concejo, cuya votación se hacía entre los concejales, para el periodo de un año, con opción a ser reelectos.

Este sistema eleccionario duró hasta el año 1978, en que se reformó la Ley de Régimen Municipal y dio paso a la elección de Alcaldes Municipales, los cuales duran en sus funciones 4 años.

Es importante señalar que desde 1978 a 1992, los Alcaldes no podían ser reelectos de manera consecutiva, pues debían esperar un periodo para volver a participar. Sin embargo, a partir de 1992 fue reformada esta Ley y desde esa fecha pueden optar por la reelección de manera indeterminada.

Decretos que declaran Fiesta Cívica el 17 de Septiembre

El 25 de agosto de 1936 el Presidente del Concejo Cantonal de Milagro, Segundo Escobar, solicitó mediante oficio No. 993 al ingeniero Federico Páez, encargado del Mando Supremo de la República, que se declare Fiesta Cívica Local para el cantón Milagro el 17 de Septiembre. De igual manera el 14 de septiembre de 1966 en la administración de Samuel Quiroz Ricaurte, el Gobierno Interino de Clemente Yerovi Indaburu expidió otro Decreto que declaró Fiesta Cívica a esa fecha.

DECRETO SUPREMO QUE DECLARA FIESTA CÍVICA LOCAL PARA EL CANTÓN MILAGRO, 17 DE SEPTIEMBRE

FEDERICO PÁEZ, Encargado del Mando Supremo de la República, atenta la petición del señor Presidente del Ilustre Concejo Municipal de Milagro (Provincia del Guayas), contenida en oficio No. 993, de 25 de agosto último, y en uso de las Supremas atribuciones de que se halla investido.

DECRETA:

Art. 1.- DECLÁRESE FIESTA CÍVICA LOCAL, para el Cantón Milagro, el 17 de septiembre de cada año, fecha en la cual se celebra el aniversario de la Cantonización de aquel importante y laborioso sector del territorio nacional; y

Art. 2.- Encárguese el señor Ministro de Gobierno de la ejecución del presente Decreto..

Dado en el Palacio Nacional, en Quito a 17 de Septiembre de 1936.-

(f) Federico Páez.- EL MINISTRO DE GOBIERNO.- (f) Dr. Aurelio A. Bayas.

DECRETO QUE DECLARA FIESTA CÍVICA EL 17 DE SEPTIEMBRE PARA EL CANTÓN MILAGRO.

CLEMENTE YEROVI INDABURU, Presidente Interino de la República.

Considerando:

Que es deber del Estado estimular a los pueblos que por propio esfuerzo alcanzan su progreso y el del país;

Que una forma de homenajear a éstos, es fijando en el calendario de fiestas cívicas locales, una fecha de grata recordación; y,

En uso de las facultades de que se halla investido.

DECRETA:

Art. 1.- Declárese fiesta cívica local con descanso obligatorio para el Cantón Milagro, el 17 de septiembre de cada año, en homenaje al aniversario de su cantonización.

Art. 2.- Encárguese de la ejecución del presente Decreto, que entrará en vigencia desde la fecha de su publicación en el Registro Oficial, a los Ministros Secretarios de Estado en las Carteras de Gobierno y Municipalidades y de Previsión Social.

Dado en Quito a los 14 días del mes de septiembre de 1966.

BIBLIOGRAFÍA:

Arturo Salazar Quiroz, Monografía del cantón Milagro, 1963, pág. 107.

Diario El Telégrafo, martes 16 de enero de 1912.

Rodrigo Chávez González, La Nación, “Los Nuestros Zapadores olvidados”, edición  lunes 16 de octubre de 1950. Discurso pronunciado por Wenceslao Ollague ante el Congreso de la República, el 7 de octubre de 1912. Elías Muñoz Vicuña, Los Generales no corren, Imprenta de la Universidad de Guayaquil, año 1981, págs. 69, 72, 73 y 74.

José Buenaventura Navas, Monografía Histórica e Ilustrada del Cantón Milagro, 1922, pág. 15 y 16. Arturo Salazar Quiroz, Monografía del Cantón Milagro, 1963, pág. 109.

José Buenaventura Navas, Monografía Histórica e Ilustrada del Cantón Milagro, 1922, pág. 15, 16 y 17. Monografía del Cantón Milagro, 1963, pág. 111 y 112.

José Buenaventura Navas, Monografía Histórica e Ilustrada del Cantón Milagro, 1922, pág. 26.

3 comentarios »

  1. […] 15.- PROCESO DE CANTONIZACIÓN DE MILAGRO. 1904 -1913. […]

    Pingback por CANTÓN MILAGRO, IMAGENES DE AYER Y HOY. « HISTORIA DEL CANTÓN MILAGRO — 18 agosto 2011 @ 2:05 AM | Responder

    • milagro mi linda tierra natal tiene 99 años de cantonización que viva

      Comentario por ambar — 16 septiembre 2012 @ 11:10 AM | Responder

  2. inceible de vedad

    Comentario por oacar guerrero — 16 noviembre 2012 @ 4:23 PM | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: